Reseña

Este Artista atípico nació en 1952 en Bogotá (Colombia), paso gran parte de su vida adulta entre madera, aserrín y el diseño de muebles de oficina que fabricaba en su taller, pero el 8 de abril del 2003 a sus 51 años, es tocado por el arte de una forma inusual a través de un accidente espiritual que experimento, el cual partió su vida en dos, iniciando así un recorrido mental con influencia casi ’’Mágica’’ de un maestro que lo llevo a un enriquecedor viaje al interior de laberintos de conocimiento artístico, pictórico y escultórico.

Aunque incomprensible para él en ese momento, esa influencia se manifestaba en cada uno de sus incipientes trazos, al principio incoherentes, que fueron depurándose a lo largo de 14 años de aprendizaje acompañado de vivencias personales que generaron en el artista, angustia, oscuridad, dolor y austeridad, e influenciaron en su arte y en su creación dando vida a una producción artística prolífica, incuantificable de dibujos, pinturas, líneas, trazos, color, esculturas, obras que cada vez eran más diáfanas y espontaneas. Difíciles de lograr en tan poco tiempo.

Este afán de producción no le permitió el paso por galerías ni exposiciones que mostraran esa riqueza pictórica y sinigual, influenciada por Picasso, el surrealismo de Dalí, Francis Bacon, Oscar Domínguez, Antonio Saura, entre muchos otros.

Las características más importante y relevantes en sus obras son el cambio, la modificación de la forma y su evolución. Sus temáticas son cotidianas, retratos imaginarios, musas, personajes e instantes que pasaron o pasarán en algún momento, con un mensaje de renovación, de belleza sin tantos artilugios y de claridad en el arte.

Restrepo afirma que su enfoque no tiene nada que sea visual, todo su arte está basado en la parte mental. Es decir, ver más allá de la simple observación. Ver con los ojos de la mente ese manantial de ideas y recursos inagotables.

Al ser Su proceso distinto al de otros artistas, lo hace único y algo irreal por ser un artista con un contenido diverso y de gran riqueza pictórica que no permite encasillarlo en alguna técnica o estilo, pero con una identidad pictórica y escultórica única, que lo hace irrepetible.

El logro más importante es haber podido entender el arte en sus diferentes aspectos y vender sus obras a coleccionistas norteamericanos, israelíes y europeos que conocieron su arte, a través de su cuenta en Instagram que es su mayor representante y donde expone sus creaciones. Dicha red social en poco tiempo ha alcanzado casi 10.000 seguidores que elogian y siguen a diario su arte.

Fue tal el éxito, que desde hace algunos meses se encuentra en París (Francia) recorriendo los pasos y admirando la obra de Pablo Picasso, ese gran maestro que lo ha acompañado en esa travesía de conocimiento y enseñanza poco convencional e inusual. Esto gracias a una conocedora y seguidora de su arte, que decidió invitarlo para que abra su camino en el país europeo.

El artista afirma que por primera vez siente que todo se ha confabulado y es el momento para abrirse y dar a conocer su obra al mundo.

Su historia personal con el arte es totalmente espiritual, es un mensaje que dice que sí hay cosas más allá de la vida física y trascienden, esto se refleja en sus más de 150.000 obras, casi todas en pequeños formatos de estudio para poderlos plasmar posteriormente en grandes formatos.